Noviembre 12, 2019

ajuntamentdaltvila

Últimas noticias

Dalt Vila

Plaza de sa Tarongeta, Can Parra, Joan Gómez Ripoll, Campos, y Marià Llobet, nuevos nombres de calles y espacios de la ciudad de Eivissa.

El Ayuntamiento de Eivissa dota de nombres a diferentes espacios y calles de la ciudad con el objetivo de continuar con la preservación de la toponimia local así como el reconocimiento a las diferentes personas que han dejado huella en la ciudad de Eivissa. Los nuevos nombres son concretamente tres calles y una plaza del municipio. Se trata de la plaza de sa Tarongeta, la calle de Marià Llobet Roman, la calle de Joan Gómez Ripoll, Campos, y la calle de Can Parra.

En cuanto a la plaza de sa Tarongeta, se trata del nuevo espacio público creado al final de la calle Jaume I después de la importantísima remodelación realizada en los últimos meses en la zona de Vara de Rey y Plaza del Parque, gracias a la cual se ha ganado un nuevo espacio público en forma de plaza.

El nombre de la plaza de sa Tarongeta, responde a la voluntad de recuperar el uso del topónimo de la zona. Son muchas las referencias documentales que se encuentran de este nombre en el valioso fondo del Archivo Histórico de Eivissa (AHE). De hecho, la primera referencia data del 1725 al Llibre de Regidoria del recién creado Ayuntamiento - Universitat d'Eivissa i Formentera hasta el bienio anterior - y se trata de un acuerdo municipal en cumplimiento de una Real orden dictada en 1716.

En cuanto a la calle de Joan Gómez Ripoll, Campos, se ha querido hacer un reconocimiento a su oficio de la construcción y a su obra arquitectónica. La calle es la que se está abriendo actualmente desde la Avenida de Pedro Matutes, hacia la finca de Ca les Ànimes.

La obra más representativa del maestro Campos es, sin duda, el Hotel Montesol, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Eivissa, situado en pleno centro y levantado en 1933. El nuevo estilo que introdujo en la arquitectura de Eivissa, fruto de su estancia en Cuba desde 1920 hasta 1929 quedó en este edificio bien patente con la incorporación de una ornamentación colonial.
Joan Gómez Ripoll empezó a trabajar de albañil a los 16 años. Después de una estancia en Palma y después de desarrollarse durante los 9 años que estuvo en Cuba y una vez volvió hacia Eivissa, abrió su propia empresa constructora, desde donde desarrolló una importante labor formadora.
Militante activo del Partido Socialista Obrero, su trayectoria vital y laboral quedó truncada por el estallido de la Guerra Civil. En abril de 1939 fue encarcelado y trasladado a Palma. Fue condenado a muerte por adhesión a la rebelión y ejecutado el 30 de septiembre de 1942.

El legado arquitectónico de Campos fue declarado Bien de interés Cultural por el Consell de Eivissa y Formentera en 2001.

Por cuanto a la calle Marià Llobet Román se refire, este año se cumplen 90 años del nacimiento de una figura polifacética y clave de la Eivissa de la segunda mitad del siglo XX, que destacó en numerosos actividades: abogado, funcionario público, empresario y promotor turístico, político y escritor.

Por su vinculación al municipio, Marià Llobet cuenta con destacados méritos para tener una calle dedicada a su nombre. En este caso, la calle Teniente Gotarredona cambia la titularidad, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, para llamarse calle Marià Llobet Roman.

Por otra parte, también se incorpora la calle de Can Parra en referencia a la antigua finca de Can Parra que se encuentra situada en el barrio de Can Sifre donde ahora hay una casa payesa ubicada en la avenida de San José de la Talaia , junto a la rotonda de Can Sifre.
Can Parra está declarada Bien Catalogado y aunque no se encuentran referencias antiguas de esta casa sobre la fecha de construcción, parece que podría ser la casa que el Archiduque Luis Salvador menciona en su obra y que dibuja como Alquería de ses Salines.
Por la importancia histórica de la finca y la casa de can Parra y la necesidad de preservar la toponimia local, se nombra la calle de la antigua finca como calle de Can Parra.