Julio 18, 2019

ajuntamentdaltvila

Últimas noticias

Os informamos que esta mañana ha quedado instalada la placa María Teresa León, en el barrio de playa den Bossa.

La escritora, guionista, traductora y mujer comprometida María Teresa León está muy vinculada a Eivissa para su estancia en la isla en compañía de su marido, Rafael Alberti en el verano de 1936 que queda reflejada en su libro Memoria de la melancolía, editado en Argentina en el exilio, en 1970.

En este libro recuerda aquellas semanas, con una gran añoranza y haciendo alabanza de la hospitalidad y amabilidad de los hombres y las mujeres ibicencas que los ayudaron y acogieron, del paisaje, de la historia, de la casa payesa, en definitiva de la forma de vivir en Eivissa.

Las páginas dedicadas a Eivissa son de una prosa poética que, tan sólo por su belleza, la hacen merecedora del reconocimiento público. Además, María Teresa León trabajó incansablemente para acercar la cultura y el conocimiento a lugares remotos de la península y durante la Guerra Civil evitó, en compañía de otros escritores como Alberti o Rosa Chacel, que muchos tesoros artísticos y obras de arte fueran destruidos.

Se trata de una calle que aún no estaba señalizado y que parte de la calle de la Punta, pasa por delante de ca las Ánimas y can Botja y va a parar a la avenida Pere Matutes Noguera. En una próxima intervención añadirá una segunda placa con un texto de Memorias de la melancolía, su autobiografía.

Con motivo del Día de la Mujer, el Ayuntamiento de Eivissa ha dedicado una calle a la escritora. Asimismo, el año pasado instaló un pequeño monolito ante el molino de na Secorrada, donde residió aquel verano del 36, con el texto de Memorias de la melancolía y la Biblioteca Municipal de Eivissa dedicó el mes de julio en su figura literaria.

Son muchos lugares de Eivissa que guardan la memoria de la visita de María Teresa León, las tertulias en el bar la Estrella, la casa de su amigo Justo Tur en la calle Mayor de Dalt Vila, el molino de sa Secorrada que aún se conserva en Puig des Molins y la cueva del final de playa den Bossa, donde se refugiaron.

Eivissa, 18 de agosto de 2016