Si acabas de llegar al maravilloso (y no siempre sencillo) mundo de los emprendedores, seguro tendrás un montón de preguntas rondando por tu cabeza. Una de las cuestiones que deberás abordar, tan pronto como empieces a cobrar por tus ventas, es el modo de facturar. Y, para ello, enumeramos a continuación los principales errores que deberás evitar al hacer tus primeras facturas. ¡Toma nota!

 

Confundir el domicilio fiscal con la dirección del negocio

Este es un error muy frecuente de “primero de autónomo”. Recuerda que es importante que en tus facturas aparezca la dirección que has comunicado a Hacienda en el modelo 036 como tu sede fiscal. 

 

La importancia de la numeración correlativa

Sea cual sea el tipo de numeración que elijas, las series de facturas han de seguirse de una forma coherente. De no ser así, Hacienda podría abrir una investigación al respecto.

 

La concordancia entre la fecha y la numeración de la factura

Uno de los puntos fundamentales del reglamento de facturación es que las facturas han de ser correlativas y guardar el orden correspondiente con la fecha de emisión. 

 

Generar facturas rectificativas en la misma serie que el resto de facturas

Todo va medianamente bien hasta que nos toca rectificar una factura emitida previamente. Cuidado con este punto: una factura rectificativa es para corregir un error de una factura emitida y evitar que se “elimine”. Para no mezclarlas y no descuadrar los resultados al presentar el IVA trimestral, deben tener una numeración y serie diferentes.

 

No desglosar la cuota del IVA

Error de principiante. Tranquil@, no te volverá a pasar. La factura ordinaria debe llevar desglosadas las bases, las cuotas y los tipos de IVA e impuestos aplicados.

 

No desglosar correctamente todos los conceptos de la factura

Aunque el nivel de detalle de cada factura dependerá de lo que tengas acordado con cada cliente, es recomendable desglosar la factura al máximo para evitar problemas.

 

No especificar la fecha de vencimiento de la factura

Aunque hayas acordado con el cliente cobrar la factura a largo plazo, nunca dejes de especificar la fecha de fin de pago de la misma. Normalmente, si las facturas no llevan una fecha de vencimiento, deben ser pagadas en un máximo de 30 días, pero para ahorrarte problemas, especifica la fecha en la que esperas cobrar la factura.

 

No especificar el método de pago

Para hacer el proceso de pago más fluido es conveniente especificar el modo en el que te gustaría cobrar tus facturas. Por ejemplo, a través de transferencia bancaria, domiciliación…

 

Retrasarse al emitir la factura

Lo mejor para tu negocio es enviar la factura inmediatamente después de finalizar cada servicio. La puntualidad en el envío de las facturas te ayudará a cobrarlas a tiempo.

Esperamos que estos consejos te resulten útiles en tus inicios como autoempleado. Si aún no tienes clara qué forma jurídica elegir para tu emprendimiento, no te pierdas este artículo del blog.

Aquesta informació és útil i correcta?