gastos-deducibles-autónomos- España

Conoce los gastos deducibles por autónomos en España

España es un país en el que el 55,25% de las empresas son PyMes sin asalariados. En otras palabras: los autónomos suponen la mitad de los negocios. Estos datos del informe Cifras PyMe (octubre 2020) reflejan tal competencia entre emprendedores que cualquier gasto fiscalmente deducible cuenta. Aquí te contamos cuáles son los principales gastos deducibles por autónomos en España a día de hoy.

 

  1. Gastos relacionados con tu actividad.

Como autónomo, podrás deducir fiscalmente aquellos gastos relativos a tu actividad. Los consumibles son un ejemplo. Si utilizas habitualmente material de oficina como folios, papel fotográfico, bolígrafos, tinta para impresora o materias primas, podrás deducirlos. El combustible de vehículos e Internet se incluyen si son necesarios para trabajar. Para deducir el IVA, debe haber factura y estar registrados.

 

  1. Gastos por salarios de empleados y cuotas a la Seguridad Social.

Los sueldos pagados a personal de la empresa son gastos deducibles por autónomos. Aquí se incluye el sueldo que la mayoría de autónomos se pagan a sí mismos. También son deducibles gastos propios de cuotas a la Seguridad Social, sean de la empresa o por los trabajadores que haya.

 

  1. Gastos del autónomo y asociados a filantropía.

Otros gastos asociados a la figura del autónomo, como pueden ser seguros laborales o médicos, son deducibles y se pueden sumar al Modelo 130. Los viajes realizados por motivos de empresa, comidas y cursos de formación en áreas de interés para el autónomo son susceptibles de ser deducibles. Por otro lado, puedes deducir como máximo el 30% de tus gastos en filantropía (donaciones a entidades).

 

  1. Gastos en servicios profesionales.

Cuando un autónomo contrata servicios profesionales a terceros, y es algo habitual, puede deducir el IVA. Estos servicios son variados. En la mayoría de los casos, se limitan a gastos de gestoría, pero pueden ser extensibles a gastos publicitarios, servicios de transporte o asesoría legal.

 

  1. Gastos en alquileres y cánones.

Excepto que ejerzas tu actividad desde casa o en movilidad constante, lo normal entre autónomos es pagar alquiler. En estos casos el gasto del local donde trabajas y otros cánones financieros se cuentan entre los gastos deducibles en IVA.

 

  1. Gastos deducibles por el IRPF.

En el caso de que trabajes desde casa, puedes deducir el IRPF de gastos domésticos sin exceder el límite del 30% de los mismos (suministros de luz y agua). También puedes deducir el IRPF en gastos de dietas por comer y dormir fuera del domicilio. Los límites en estos casos se sitúan en:

  • 26,67€ sin pernocta y 53,34€ con pernocta en España para 2020.
  • 48,08€ sin pernocta y 91,35€ con pernocta en el extranjero para 2020.

 

  1. Gastos en reparaciones.

En el caso de que sea preciso efectuar una reparación en el local o en equipos de trabajo, con carácter de necesidad para el ejercicio de la actividad, serán gastos fiscalmente deducibles en IVA. Es esencial especificar que meras construcciones o mejoras sin necesidad no se aceptan como gasto deducible.

 

  1. Gastos referentes a tributos específicos.

Como autónomo, podrás deducir el IVA de ciertos tributos específicos cuando estos afecten de alguna forma a tu actividad. Es el caso de locales o bienes inmuebles donde ejerces un trabajo y por los que pagas IBI, o el Impuesto de Actividades Económicas. No serán gastos deducibles en IVA los tributos ya exentos de este impuesto.

 

  1. Gastos por intereses o depreciaciones.

En ocasiones, los autónomos adquieren bienes de inversión que se depreciarán con el tiempo. Puede ser fiscalmente deducible por el IRPF, aunque la amortización de estos bienes de inversión debe estar bien calculada. También constituyen gastos fiscalmente deducibles los intereses de deudas asumidas en la búsqueda de financiación.