Pese a la complejidad de la crisis, un conocimiento adecuado del mercado y una visión empresarial flexible pueden incentivar las ventas de tu negocio. ¡Descubre cómo!

Si algo demuestra frecuentemente el sistema capitalista es que las fases de crecimiento y contracción son cíclicas. Podemos competir en el mercado más activo de los últimos años y un cúmulo de factores repentinos (como, por ejemplo, la COVID-19) pueden propiciar una caída drástica de la demanda. ¿Qué hacer para incentivar las ventas en tiempos de crisis? Te desvelamos 3 tips para mantener a flote tu emprendimiento en los períodos depresivos de la economía.

1. Oferta, oferta y oferta: juega al máximo con los precios

Ante situaciones excepcionales, medidas excepcionales. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los negocios disfrutan de precios de venta muy holgados sobre su coste de producción, en épocas de crisis es necesario ajustar el precio y reducir tal diferencia. La venta inteligente plantea que es mejor tener un margen de ganancia reducido que quedarte con el producto en stock

La razón es simple: durante una recesión, la demanda se desploma y debes tratar de incentivarla con inteligencia de mercado. Por ello, en las fases recesivas hay que jugar con la oferta. Promociones, promociones y más promociones. La meta es no parar tu maquinaria de negocio. Necesitas vender para lograr flujo de efectivo y mantener viva tu empresa, aun con ganancias menores por unidad.

2. Céntrate más que nunca en satisfacer necesidades

Todo emprendimiento debe nacer para satisfacer una o varias necesidades. De lo contrario, no tendrá demasiado espacio en el mercado. Y en épocas de crisis, uno de los aspectos en el que se debe incidir es este. Asegúrate de mandar al mercado un mensaje: satisfacer necesidades y resolver problemas es la esencia de tu producto.

No dejes que suene a tópico. Si nadie necesita aquello con lo que comercias, no mantendrás las ventas en tiempos de vacas flacas. Refuerza (y mucho) el factor esencial del emprendimiento: todo cliente que escuche hablar de tu marca debe tener claro qué proporciona y por qué debería comprar. ¡Revisa tu plan de negocio y rescata ese fundamento para fortalecerlo!

3. Invierte en marketing y apela a las emociones

Vender más en tiempos de crisis es complicado porque los sentimientos del consumidor cambian. Tu experiencia debe ser suficiente para analizarlo y tu comunicación debe incidir en esas emociones. ¡Ojo! No entiendas esto como una táctica de venta antiética. Se trata de persuadir de una forma que dé resultados. El resto lo hará el producto siempre y cuando satisfaga necesidades.

Un pilar en el que se apoyan los emprendedores para incentivar la venta es elmarketing. La inversión en visibilidad es crucial. A pesar de ser épocas de baja facturación, debes mantener un mínimo de publicidad y presencia en las redes sociales. Marketing y ventas son disciplinas paralelas y una buena parte del target usará internet para desahogarse. ¡Aprovéchalo!