La impresión 3D es uno de los temas del momento. Son muchas las personas que, en los últimos años, se han interesado en esta tecnología, ya que, entre otras cosas, ofrece un sinfín de oportunidades laborales. ¿Sabías que en Ibiza se ha inaugurado el primer FabLab de la isla y que, gracias a ello, tú también puedes convertirte en todo un experto en impresión 3D? Si este es un tema que te interesa, no te pierdas lo que te contamos a continuación.

Qué es la impresión 3D

La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por adición capaz de crear un objeto tridimensional mediante la superposición de capas sucesivas de un determinado material. Un proceso por el que se crean objetos físicos a través de la colocación de un material en capas a partir de un modelo digital. Para ello, se pueden emplear diferentes tecnologías y materiales.

Cómo funciona la impresión 3D

La impresión 3D requiere del uso de un software, el correspondiente hardware de la máquina o impresora y los materiales utilizados para la propia impresión. Antes de comenzar el proceso, dicho software divide el gráfico en capas finas. Para cada capa, la impresora se va desplazando sobre el plano para ir liberando material sobre las coordenadas correspondientes y así ir formando la figura en tres dimensiones e idéntica a la diseñada en 2D.

Por lo tanto, lo primero que necesitamos para imprimir un objeto en tres dimensiones es un archivo creado con algún software de modelado 3D. Lo siguiente es utilizar el material ideal para su fabricación. Generalmente se utilizan materiales termoplásticos, pero también hay impresoras 3D capaces de emplear otros materiales como el metal, resinas o polímeros. Por último, cabe mencionar la importancia de la propia impresora. Existen diferentes tipos, sobre todo, en función del material que utilizan.

Principales aplicaciones de la impresión 3D

Aplicaciones médicas

La impresión 3D está generando grandes avances en el mundo de la salud. Estas máquinas permiten crear de forma automática prótesis o, incluso, medicinas. Además, permiten una reducción de costes considerable y aligeran las cargas de trabajo de los profesionales.

Impresión 3D en la carrera espacial

La impresión 3D ha potenciado la industria aeroespacial pública y privada. De hecho, ya es posible imprimir piezas de alta complejidad para construir transportes espaciales. La NASA no es ajena a esta tecnología, y ya ha imprimido telas de metal en malla.

Alimentos cocinados en impresoras 3D

Al igual que los medicamentos, también es posible imprimir alimentos. La tecnología 3D permite garantizar una serie de factores, como la impresión de alimentos saludables, de fácil deglución y con un minucioso control de sus propiedades.

Impresión 3D en el sector educativo

Para ejecutar una impresión tridimensional, previamente es necesario crear un plano. Es en este momento que se pone en marcha la creatividad del alumno. Poder crear algo totalmente personalizado es un factor que potencia la motivación de los estudiantes. Otro ejemplo concreto de aplicaciones de la impresión 3D en la educación lo encontramos en la biología, ya que es posible imprimir modelos exactos de órganos humanos para que los estudiantes puedan explorarlos.

Pero el universo de la impresión 3D no acaba aquí, puesto que tiene muchas más aplicaciones. Por ejemplo, la creación de ropa, juguetes o piezas de arte. Quizá, con el paso del tiempo, todos acabemos teniendo una impresora 3D en casa, pero, mientras tanto, ¡si te interesa aprender sobre impresión 3D, ven a visitar nuestro FabLab!

Aquesta informació és útil i correcta?